Historia del cociente intelectual (CI)

Creado a principios del siglo XX para detectar a los/as alumnos/as con dificultades y ofrecerles un apoyo, el CI fue objeto de numerosas críticas, metodológicas y psicométricas, o incluso teóricas (discusiones sobre la naturaleza de la inteligencia).

El cálculo de un cociente intelectual fue ideado por el psicólogo alemán William Stern. En 1905, se publica la primera escala para medir la inteligencia, la Escala métrica de la Inteligencia de Alfred Binet y Théodore Simon, o test de Binet y Simón. Esta escala permite determinar la edad mental del niño. La edad mental corresponde al grupo de edad en el cual el participante ha conseguido superar los tests. De este modo, un niño de 10 años que obtenga los mismos resultados que la media de niños de 12 años tendrá "una edad mental de 12 años".

El Cociente Intelectual calculado por Stern (también denominado más adelante "CI clásico") es un cociente calculado mediante la comparación de la edad real (cronológica) del niño/a y su edad mental. El CI es igual a la edad mental dividida por la edad cronológica, multiplicado por 100. Así, en el ejemplo anterior, un niño de 10 años que posea una edad mental de 12 años tendrá un CI de: (12 / 10) x 100 = 120.

Este cálculo, diseñado para detectar a niños/as con dificultades de aprendizaje, no es válido para evaluar el CI de personas adultas.